Contracturas Musculares

Consiste en la contracción persistente e involuntaria de un músculo, como consecuencia patológica del incremento del tono muscular que refiere con desordenes bioquímicos, retracción muscular, disminución de la movilidad, dolor, debilidad e inflamación. El mecanismo de producción puede ser de origen diverso:

  • Por fatiga mecánica, es decir, cuando se exige a un músculo determinado un trabajo superior en intensidad, velocidad o duración a lo que está acostumbrado a realizar o para lo que está preparado.
  • Por alteraciones estructurales (escoliosis, dismetría de extremidades inferiores, hipercifosis (“chepa”), hiperlordosis, etc.) van a provocar que nuestro sistema muscular trabaje de manera desequilibrada, realizando compensaciones y, por tanto, aumentando el riesgo de contractura muscular.
  • Por una incorrecta higiene postural, es decir, posturas inadecuadas.
  • Alteraciones metabólicas, nutricionales y de deshidratación.