Fatiga Muscular

Situación que hace que el músculo no tenga la fuerza adecuada, potencia esperada o requerida. Ésta situación puede darse por varios factores:

  • Aparición de toxinas de fatiga.
  • Acidificación del medio interno, es decir, producción de ácido láctico, y ácido pirúvico.
  • Trastornos del equilibrio iónico, como falta de sodio, potasio, calcio, magnesio, etc.
  • Déficit de hormonas corticosuprarrenales: encargadas de mantener el equilibrio sodio-potasio, o elevar el nivel de glucosa en sangre, entre otras funciones.

Los síntomas a través de los cuales podemos reconocerla son la sensación de incomodidad y agotamiento, el dolor, la necesidad de detener la actividad, los calambres, las pequeñas sacudidas del músculo que se producen de manera involuntaria, etc.