Incontinencia anal

Nos referimos a esta patología cuando la musculatura del suelo pélvico se ha debilitado, de manera que al no tener la fuerza muscular suficiente para llevar a cabo sus funciones, cuando aumenta la presión intraabdominal, no se produce el cierre efectivo del esfínter anal, produciéndose el escape del contenido rectal. Hay diversas causas por las que puede darse, como fracturas de pelvis con gran desplazamiento, lesiones obstétricas (episiotomías), lesiones quirúrgicas (operaciones de hemorroides donde se ha seccionado el esfínter), debilitamiento de músculos pélvicos,…

La fisioterapia puede ayudar al tratamiento de esta patología desde distintas técnicas. En primer lugar, el tratamiento comienza por la tonificación de la musculatura debilitada, a través del biofeedback y la electroestimulación, luego se completará con técnicas manuales, y con reeducación de la dinámica defecatoria.